lunes, 28 de abril de 2008

Be Kind, Rewind y otras hierbas cinematográficas

Éste es el título de la última película que he visto, que en español ha recibido la espantosa traducción Rebobine, por favor. Sé que poco se puede hacer con el título, pero es que no hace justicia, es un título tan insulso que, si no le prestas atención, hace que la película pase por una pseudocomedia o una película de ésas que versionan otras pelis, tipo Casi 300 o Scary Movie. Y eso es lo que me pasó a mí. La vi anunciada, pero, vistos el título y la estética, decidí no prestarle mayor atención. Hasta que leí las críticas a la semana siguiente: Rebobine, por favor, según algunos, era de lo mejorcito de la temporada. «Estupendo --díjeme--, iremos a verla al cine». La decepción: había desaparecido de la faz de la provincia. Pero por suerte la han vuelto a poner esta semana en los cines del Rincón de la Victoria. Allá que fuimos a verla el viernes. Y el resultado no es, la verdad, tan tan tan entusiasta como lo eran las críticas leídas, probablemente por eso de que las expectativas ya eran lo suficientemente altas, pero, en cualquier caso, es una película que recomiendo ver, con una salvedad: absténganse aquellos que, a estas alturas de la vida, ya no estén capacitados para ver películas de cutrerío extremo y sonrojante como el que llena toda la película. Con un planteamiento absurdo y una ejecución que podría causar vergüenza ajena, Rebobine, por favor es deliberadamente cutre, sí, pero ingeniosa a la vez, con un ingenio que a cada nuevo visionado seguiría descubriendo más detalles. Y el trasfondo es aún mejor: nos encontramos ante una historia que es en realidad un homenaje a las cintas de VHS y a las películas relacionadas con ese período (presentes a través de unas descacharrantes suecadas, término que intentaré que pase desde ya a mi vocabulario). Y, encima, me recuerda a Cinema Paradiso, salvando distancias enormes eso sí, que es una de mis películas más favoritas. En definitiva, si tienen ocasión vayan a verla, aunque dense prisa, que no creo que aguante mucho en las carteleras (el otro día éramos seis personas en la función de las 20.10 del viernes...).

Seguimos de atrás a adelante hablando de películas. Pero no preocuparsen, que no me extenderé.

No vayan a ver Elegy si han tenido un mal día. Sinceramente, no entiendo demasiado la manía de Isabel Coixet por intentar hacernos llorar en sus películas. Pero a mí, Isabel, esta vez no me has pillado desprevenido, así que no derramé ni una lágrima. Ea. La historia, bien; las actuaciones, supongo que bien también (por cierto, ¿me lo parece a mí o Penélope Cruz no se doblaba a sí misma?) y las imágenes, eso sí, muy bien, todo muy triste y muy sobrio, a tono con la historia. Pero falta algo, un no sé qué que estaba en Mi vida sin mí y también, aunque algo menos, en La vida secreta de las palabras. En cualquier caso, una película lo suficientemente interesante como para no arrepentirse uno de ir a verla.

No vayan a ver 3 días si no están acostumbrados al acento andaluz. Vi esta película, estrenada este fin de semana pasado, cuando dio la sorpresa y ganó el premio más importante del Festival de cine de Málaga. Y menos mal que estaba subtitulado en inglés, porque en ocasiones era ininteligible hasta para los que somos del terreno. La historia, una sucesión de imágenes con un regusto a dejavù o como se escriba que echa para atrás. Las actuaciones, esta vez sí puedo decirlo, buenas, así como la ejecución. En el apartado negativo: la acumulación de elementos en la historia (la mezcla de meteoritos y asesinos es un tanto extraña) y el desarrollo de la historia, a trompicones, en ocasiones lenta y en ocasiones, rápida. Y, además, a mí me pareció un poco difícil de seguir, aunque no sé si se debía a que me había embrutecido súbitamente por ver inmediatamente antes la película que sigue.

No vayan a ver Fuera de carta si van buscando una película de culto. Dicho esto (no creo que nadie vaya con tales expectativas), es una película correcta, con una historia intrascendente que pasa a un segundo (o tercer) plano casi en el momento de empezar. Las risas, eso sí, están aseguradas, en ocasiones mediante momentos más ingeniosos que otros, aunque está claro que no pasará a los anales del cine español, o al menos eso espero. Me preocupa, para terminar con esta película, que haya tenido un sitio en el Festival de cine de Málaga, porque buena, lo que se dice buena, no es. No creo que sea digna de un festival como el de Málaga pretende ser.

Y, por último, no vayan a ver 14, Fabian Road porque no la han estrenado todavía. Cuando la estrenen, en caso de ir, vayan bien descansados y eviten a toda costa la sesión golfa, porque ir al cine para dormirse una película es una pena. En la película de marras la historia se desarrolla con demasiada, en ocasiones excesiva, lentitud, pero es una película que deja una agradable sensación, la de encontrarnos ante una obra cuidada, bien pensada, con unas imágenes bellísimas y unas actuaciones bastante buenas (creía que se llevarían algo en el Festival de cine de Málaga). Por lo demás, no sé cómo había podido pasar desapercibida hasta este momento para mí la belleza y el encanto de una de sus protagonistas, Julieta Cardinali. Por cierto, Julieta, que si lees esto porque estás buscando mi dirección de correo electrónico, la podrás encontrar en la esquina superior derecha de esta página. Y sí, sé que estás casada con Andrés Calamaro. Los hay con suerte...

3 comentarios:

deka dijo...

Be kind, rewind -> Vista!

Elegy -> No ha aparecido en la faz de mi ciudad/alrededores y... ¿vale la pena hacer 50 y pico km. para verla? No sé, no sé...

Las demás -> Ni vistas, ni sé cuándo las veré pero.. anotadas quedan!!

Besos!

Danilac dijo...

Rebobine, por favor -> Tengo muchas ganas. A ver si el miércoles (víspera de festivo) engaño a la italiana para ir a verla.
Elegy -> No tengo ganas, pero mi amada me hará pagarla con ésta si vamos a ver la anterior.
3 días -> Superrecomendada por el Supersemita. Ay, no se qué hacer.
Fuera de carta -> Síle. Me pareció entretenida, sin más.
14, Fabian Road -> No sabía que existiera esa peli. Julieta, tienes nombre de heroina de Shakespeare. Si buscas mi correo no se lo digas a mi novia italiana, que es muy celosa.

Yorch dijo...

Deka y Danilac, si os juntáis los dos casi que habéis visto toooodas las películas estrenadas en lo que va de año, jeje.
¡Buen fin de semana!