miércoles, 31 de octubre de 2007

Halloween Go Home

Lo siento. De verdad que lo siento, pero es superior a mis fuerzas. No puedo con Halloween. Aquí, quiero decir. Me parece estupendo que lo celebren allí en los Estados Unidos, pero aquí no tenemos ninguna necesidad de sentir algo por una fiesta que a mí personalmente me dice bien poco y que, encima, nos viene de vuelta, puesto que era originaria de Irlanda. Que hasta hace unos años la celebración de Halloween se limitara a alguna que otra fiesta de disfraces podía tener un pase, pero es que lo de ahora pasa de castaño oscuro. Toooodas las tiendas de veinte duros y de los chinos están plagadas de detalles de Halloween. Las guarderías y colegios organizan celebraciones de Halloween (he intentando instigar a mi madre, que es profesora, para que hoy haga de esquirol en la fiesta de su colegio) y nos empiezan a meter por los ojos las calabazas, los disfraces, las telarañas e incluso la bonita tradición consistente en ir disfrazado por las casas del barrio pidiendo chucherías a la voz de la horrenda (e incorrecta) frase «Truco o trato». El que abajo suscribe, la verdad sea dicha, celebró Halloween como uno más cuando estuvo en los Estados Unidos, haciendo lo de la calabaza, participando en lo del Trick or treat y disfrazándose de vampiro sueco, pero, mil perdones, eso aquí pega tanto como celebrar San Guivin.

En otro orden de cosas, desaparezco del espacio virtual... por unos días (¡falsa alarma!, no es definitivo). Intentaré hacer de cicerone por Málaga y alrededores, así que esperemos que se dé bien. Mientras tanto, que disfruten del puente y sigan siendo buenos. La semana que viene, más y (esperemos) mejor.

1 comentario:

Danilac dijo...

Estos traductores siempre igual. Dien que una traducción está mal, pero nunca dicen cual es la traducción correcta!
Debe ser que como no cobran, no hay tu tía...