jueves, 9 de agosto de 2007

Trabajando hasta en vacaciones

Es más que evidente que no soy un uomo di parola. Tanto decir: Que me voy de vacaciones, que no volveré hasta tarde, sean buenos, and so on, y resulta que llevo un ritmo de actualizaciones superior a la media de la vida de esta bitácora. En otro orden de cosas, llevo tres días levantándome al alba, cosa que me gusta bastante poco en los días normales, pero menos aún en vacaciones. El caso es que un análisis de sangre, frustrado hasta esta mañana, ha sido el causante. Pero también, gracias a él, he hecho de Revisor Sin Fronteras en pleno centro de la ciudad. Cuando esta mañana el abajo firmante, con el brazo medio dormido aún por el pinchazo, entró a la calle del Marqués de Larios, ya entoldada y con los farolillos listos para la Feria (cf. imagen 1) para ir en busca de Casa Aranda (donde ponen unos de los mejores churros de Málaga) a disfrutar de la única ventaja que tienen las analíticas (el desayuno posterior), no sabía que iba a terminar echando una mano a uno del Ayuntamiento en la revisión de los textos que han puesto en la portada de la Feria del centro (cf. imagen 2), que comienza mañana viernes por la noche. Así que he estado durante un rato jugando a encontrar las comas de los vocativos, las tildes, los signos de exclamación e interrogación de apertura y cierre. Y me lo he pasado en grande. Con lo que se divierte uno...

Pues sí, desde mañana, de Feria. Pero por la mañana no faltará un poquito de playa. Como esté la mitad de buena de lo que estaba hoy no va a haber quién me saque del agua. Me tomaré una copita de Cartojal a vuestra salud, eso sí. Volvemos pronto. Hasta entonces, ¡que sigan bien!

1 comentario:

Danilac dijo...

Es que revisar la concordancia de un texto es una tarea apasionante.

TRONCO!!!
¡CÓMPRATE UNA PLAY!